¿Cuál es tu cuento favorito de “Colores peligrosos”?

¿Leíste Colores Peligrosos? Es momento de votar.

 

Advertisements

Índice del especial de Axxón sobre Pablo Dobrinin

El regreso de los pájaros

El regreso de los pájaros, ilustración de Laura Paggi

En mayo de 2012, la revista Axxón publicó un número especial dedicado al autor uruguayo Pablo Dobrinin. Compartimos aquí el índice, que consta de varios cuentos, entrevista y ensayos sobre la obra del creador de la sexyfiction.

PRESENTACIÓN
Especial PABLO DOBRININ: Apuntes biográficos
FICCIONES    
Los árboles de Isaac Levitan, Pablo Dobrinin // ilustró Hernán Costa – (6/may)
FICCIONES   
La visión del Paraíso, Pablo Dobrinin // ilustró Augusto Belmonte – (6/may)
OPINIÓN   
Escritores y artistas, Pablo Dobrinin (6/may)
FICCIONES    
La venganza de los niños, Pablo Dobrinin // ilustró Laura Paggi – (13/may)
FICCIONES  
El regreso de los pájaros, Pablo Dobrinin // ilustró Laura Paggi – (13/may)
ENTREVISTA
Entrevista a Pablo Dobrinin, Ricardo Germán Giorno (13/may)
FICCIONES
Los hijos del Viento, Pablo Dobrinin // ilustró Valeria Uccelli – (20/may)
FICCIONES  
Luces del Sur, Pablo Dobrinin // ilustró Aradano – (20/may)
ENSAYO   
Sexo bizarro, Pablo Dobrinin // ilustró Tut – (20/may)
FICCIONES  
Colores Peligrosos, Pablo Dobrinin // ilustró Claudio “Maléfico” Andaur – (27/may)
> Parte 1  |  > Parte 2
ENSAYO
Tres experiencias en la noche abierta, Pablo Dobrinin // ilustró Tut – (27/may)

 

“Para un artista, la obra es él mismo”.

Nunca se está tan solo ni se es tan poderoso como cuando se escribe. Hay dos formas básicas de actuar. La primera es utilizar la razón para construir una lógica funcional. El escritor dirige las vidas y destinos de sus criaturas, así como construye y destruye el paisaje, pero nada más. La otra, implica comprometerse con lo que se escribe, sacarlo desde un lugar más profundo que la razón. Si lo comparamos con un actor, diríamos que no se conforma con representar a un personaje sino que lo incorpora. En cualquier caso, siempre es imprescindible dominar técnicas. Los que juegan, representan, construyen únicamente con la razón, esos son escritores; los otros, además de escritores, son artistas. Los escritores avezados pueden escribir con la regularidad y facilidad con que lo hace un periodista. Los artistas —en tanto se comporten como tales— deben sentir la necesidad de escribir. El escritor trabaja, el artista muere y renace. El escritor se concentra en la obra, el artista en sí mismo. Dicho de otro modo, para el escritor la obra puede ser una novela, un cuento, etc.; para un artista, en cambio, la obra es él mismo.

(artículo de Pablo Dobrinin para el número #230 de Axxón; el resto del artículo, aquí)